viernes, 5 de agosto de 2016

Rincón del Poeta (hogar Zona Sur 2)



CARIÑO...
Pon tu cuerpo junto al mío
y ven, niña, por mi lugar,
que hoy vamos a madrugar
para pasear cerca del río.

Quitaré de allí murallas,
pondré en los campos alfombras
y gozarás de las sombras
que hay cerca de esas playas.

                                                      Ya verás qué placentero

es un paseo en mi yegua,
sentirás cantar el agua
desde aquel apuesto cerro.

Quisiera escuchar atento
                                                     a tu esbeltez seductora 
  más que la espiga en la aurora 
cimbreada por el viento.

Mas pronto estarás, querida,
dentro de mi alma abatida,
si no quieres que mi vida
sea triste, mustia y dolorida.

Tus labios son más rosados
que las frutas del Alhama;
son amorosos, mi dama,
frescos, alegres y osados.

Tu cariño es mi comienzo,
tu soberbia es mi verdugo,
más venenosa que el musgo,
aunque yo no me avergüenzo.

                                                       Qué diferencia hay, bien mío,




al viajar nuestra existencia,
tú en tranquila complacencia,
yo en bullicioso desvarío.

Tú res la flor más galana
que de colores se viste,
yo soy la cosa más triste
que se agita en la mañana.

Tú eres la feliz calandria
que canta alegre y dichosa,
yo soy un ave misteriosa
que llegó de Alejandría.

Hoy mi vida tiene dudas
que ocultan mis pretensiones,
muchas nieblas y visiones
en las montañas desnudas.


Llanto lleva mi tristeza,
que vuela cansadamente,
como salen lentamente
las flores de la corteza.

Sin embargo, en mi alborozo
en mi angustia y mi agonía
conservo un santo, amada mía,
                         que es mi paraíso y mi gozo.

Y te suplico, por piedad,
que escuches lo que te digo
y vente a vivir conmigo
con mi amor y mi soledad.

Ricardo de Lalinde y López

jueves, 21 de julio de 2016

Rincón del Poeta (hogar zona sur)

Esto soy y mucho más (relato poético)

Señora: Soy un leve arrullo del viento,
soy caricia del tiempo al que dice adiós,
soy un hombre que llegó del surco
rompiendo terrones, segando con hoz;
soy recuerdo pasado,un hombre errante
que canta y ríe como quiso Dios.
 Soy la memoria pasada que llora,
soy un verso lanzado al espacio,
programa acabado, poema y canción.
Soy todo eso, y todo eso y más soy.


Soy un viejo achacoso que vive pegado
al terruño trovando a la creación;
tomé leche en polvo comí del puchero
 cante el Oriamendi y también Cara al Sol.
Besé mi bandera española y estoy 
orgulloso de ser caballero español;
bebí en la bota de vino, agua de botijo
y también del porrón; hice la siesta
encima de un saco, comí en el tajo,
y si el año era bueno chorizo y jamón.


Soy campana que toca arrebato
 a misa y a fiesta y también a oración;
un cuerpo sagrado hijo del Prado
que subió a los cielos y es Madre de Dios.
 Soy el vestigio de un insólito viaje
de un emigrante buscando refugio,
sosiego y trabajo, respeto y amor;
soy lo que fui antes de ayer y también
lo que está por venir, flor y jardín soy.

Soy un canto de cuna, parte de ti soy.
Soy trovador cantando...,
ama, perdona y olvida,
hoy te lo dice Ricardo,
mañana te lo dirá la vida.
Ricardo Lalindez López
  


lunes, 4 de julio de 2016

Poema "Detrás de la Rejas"

                                                    DETRÁS DE LAS REJAS

                                                  Será más llamativo el color,
                                             el tallo, los pétalos de cualquier flor,
                                         será original su forma, su diseño exterior,
                                            será especial acariciar sus delicadezas,
                                                oler sus fragancias de primavera.
                                                     Será todo lo que se quiera,
                                                   todo son apariencias de fuera,
                                                  almenas de castillo, estandartes,
                                                   letreros luminosos, escaparates.
                                        Lo que importa se oculta detrás de las rejas,
                                           de la corteza, del envoltorio, de la piel,
                                                  los adentros, los pensamientos,
                                                                 el abono,
                                                    que no se ve dentro del suelo,
                                                               la humedad,
                                                   que sus raíces mantiene frescas.
                                                       Será más llamativo el color,
                                          el peinado, el vestido, el adorno de cualquiera,
                                           la cultura, la educación, la formación interior,
                                                                es lo que cuenta,
                                                                 lo de más valor.
                     
                                               
                                                                                                  José María Fernández Lozano